Don Blas, tartamudo de nacimiento, había acumulado ideas y pensamientos en su mente creyendo que jamás iba a poder compartirlas, sin embargo, un día de su solitaria y silenciada vida consigue el remedio perfecto, oculto en lo que antes sería un bosque en la Cristiania, encuentra el Paico, planta que le ayudaría a gritar y cantar todo aquello que en su vida retuvo. Cada mañana al despertar arranca de su planta 4 hojas, y son esas hojas las que forman y dan nacimiento a “El Paico de Don Blas”: Canciones con una perspectiva diferente de este camino llamado vida.